El silente mensaje

undefined

Esencia de vida despierta mi cuerpo frío, suave sensación da apertura a mi vista, singular sonrisa despierta mi interés, suaves brazos acompañados de besos se convierten en mi cobija, bendito alimento de tu pecho que necesito para mi vida, te has transformado en el bello resplandor de mi nacer.

El tiempo se va convirtiendo en mi amigo de aventura y tú, en mi mejor guía, vas formando mi carácter, mis debilidades, mis fortalezas, mis miedos. Cada mañana es una nueva lección a aprender, cada día es una historia más que contar, cada noche es una caricia más que recibir, tu tenue delicadeza de la atención ha incrementado mi amor a ti.

La fuerte voz que me hace despertar de mi mal accionar, la decidida palabra de que no se hará, el lazo fugaz de aquella lección que aún no he aprendido y la retención a mis ciegos deseos, se traducieron en mi plataforma para conocerme y controlarme.

Ahora tu lienzo dibujado se convirtió en parte de mí, me impulsaste a tener mis raíces más fuertes cuando decidí salir al bosque, me mostraste a confiar en mis recursos y ser consistente en lo que deseo, te transformaste en mi mentora y en mi visionaria. A través de mí multiplicar tu sabía guía a la multitud, ha sido tu increíble mensaje.

Puede de que me haya marchado, puede de que esté distante, puede de que no me veas, pero aún así, sigues en mis llamadas telefónicas, aún sigues en aquellos abrazos consoladores que me das, en aquellas palabras de aliento que me susurras, aún sigues ahí entre una indeleble confianza de despido y un sutil regreso. Me marché para regresar.

Tus lineas de piel son la codificación de tus sabías experiencias, tu velo blanco es el brote de tu pura e increíble alma, tus tenues ojos hacen alusión a tu increíble visión de la vida y tu cuerpo cálido es lo que me hace sentir nuevamente en casa. Echaste a un lado tus sueños para ser yo tu prioridad, trabajaste arduamente en buscar un barco seguro sin ni siquiera yo notarlo. Tu trabajo silente es tu mayor estrategia y mi mayor admiración.

GRACIAS MA’ POR ENTREGARTE TANTO A NOSOTROS. TE AMO.

TERCER DÍA

camino.jpg

Esa mañana desperté con el ánimo por los cielos, como si saliera de mi casa a salvar el mundo. Me bañé, me vestí con el orgullo de haberme puesto esa ropa. Fui a mi punto de reunión, donde parecía más una tertulia de Pitufos que de voluntarios, gracias a ese toque azulado que tenían los T-Shirts.

Luego de montarnos en el transporte y llegar a nuestro nuevo hogar de tres días, empezamos a trabajar. Tomar fotos parecía sencillo pero no lo era, tenía que captar el momento perfecto, logrando tener una lucha de precisión entre el Sol y el lente. Visité la comunidad entera, teniendo la idea de que estaba caminando en el patio de mi casa. Caminé, caminé y caminé durante dos días, eramos la química perfecta: la cámara, mi T-Shirt, mi necio e insoportable amigo el Sol y yo.

Al tercer día me desperté a las 6:30 a.m., ready para terminar e irnos pero esta vez con una idea golpeando mi cabeza: somos más frágiles de lo que pensamos.

En una de mis escenas en la cual capturaba a la presa con mi cámara, en ese instante, los roles se intercambiaron, ahora yo era la presa capturado por el momento y enfocado por el lente. Empezamos hacer la primera entrega de la casa a una hermosa familia, intensificando y complicando aún más el guion, con una toma de primer plano de mi rostro; un anciano con solo una palabra y los ojos llenos de lágrimas, dijo: GRACIAS.

Desde ese entonces, ese tercer día se ha convertido en la inspiración de todos mis días.

Para todos aquellos que aún tienen fe en la gente.

Sed de luz inagotable

maldad

Abres tu pecho al mundo porque es lo que siempre te han enseñado; muestra tu piel a carne viva y das lo mejor que tienes a la vida pero regresas a tu casa con las manos vacías. Empiezas a florecer tu camino de plantas naturales y artificiales pero con el tiempo te confundes de su autenticidad y te quedas estancado en aquel bosque que construiste, sin la orientación del viento ni del sol.

Malditos tus ojos que solo observan la pureza del amor a través de retratos, te convences cada día más que tu existencia solo es un puente viejo y oxidado que solo ve pasar la vida de los demás mientras llueve sin cesar. Solo tú y aquel río frío y silencioso bajo una tenue luz del sol.

De momento despiertas, y evidencias que fue solo un sueño porque solo escuchas despiadados murmullos a través de tus ventanas. Pero te acomodas tanto a esos zumbidos que aprendes a deleitar la conjugación de sonidos que producen, tal como si sonara en vivo la Quinta Sinfonía de Beethoven.

Ya no sabes qué es verdad o mentira, golpes fuertes chocan tu pecho intentándolo cerrar; cansado, decides respirar y reflexionar si continuar con las leyes rígidas de aquel viejo libro o convertirte en la bestia que llevas dentro.

La bondad en estos tiempos es difícil manejarla, te hace confundir, te hace creer la existencia de cosas que no son, te hace aferrar al insaciable deseo de hacer lo correcto, te hace débil y de poco carácter pero te convierte en un mejor ser humano, te hace ver cosas que otros no ven, te hacen sentir al mundo, te hace especial.

La bondad es como un profundo dolor relleno de mermelada de amor.

Mentiras al Surrealismo

Abres tu alma a una amarilla y vieja página para lograr llenarte de su sabiduría y entender la utopía que vives.

Palabras fuertes y en minúscula son utilizadas como reserva para discursos emotivos y elocuentes con el fin de irradiar luz a Zombis de poca sangre azul.

Utilizas la brújula del mago para seguir las coordenadas del camino ya transitado que todos aprueban con silencio y juzgan con sus dialectos.

Historias del antes confunden el presente y manipulan el futuro, Ghandi busca justicia mientras que Hitler aceptación, se olvidan del rebelde y se acuerdan del acomplejado.

Las ostras de bondad solo es degustada por los que la entienden mientras que el juez es odiado por hacer su trabajo.

Lo correcto es como una brisa que nos guía al horizonte, nos hace sentir humano; no todos están dispuesto a dejarse llevar pero si negociar, empiezas con firmeza mientras que te tachan con rudeza. Ya eres el villano y eso es lo que importa para ellos.

Tóxica Ecuación

Brisas del Norte inflan tu pecho al recordar la nostalgia del tiempo, Amnesias crónicas revelan tus miedos mientras la multitud te arrastra, palabras artificiales refuerzan tu ignorancia a cambio de migajas de creatividad, tu estruendos solo son escuchados por tus pechos y tus lagrimas de ácido solo fluyen por tus retinas.

Te sientes cómodo en medio del universo lleno de estrellas, nadie te mira, nadie te escucha, nadie sabe que estas ahí, solo tú y la gravedad. Aprendes a vivir con eso y te das cuenta que nada es infinito, que todo tiene un comienzo y el fin depende de ti.

¿Qué piensas tú?

Insegura Estación

¡Insegura Estación!

Rieles oxidados por la sutileza del tiempo marcan tu destino, tierra firme y seca sostiene tu esperanza, sol constante irradia tu camino y lluvia de estrellas refuerzan tu alma.

Falsas vibraciones de acero traspasan tu pecho, hierbas de hipocresía roban tu atención, vientos de inconsciencia te dejan sin equilibrio y el menosprecio de tus recuerdos te dejan sin aliento.

Ruidos estruendosos congelan tu cuerpo, luz fugaz arropa tu corazón, metal frío e indiferente pasa por tu ser y aroma de soledad inhala tu melancolía.

Clima silencioso marca trayectoria, rieles oxidados te hacen despertar, tierra firme y seca empieza su fruto, sol cálido alivia tu corazón y estrellas del espacio esperan tu llegada.

La inseguridad de la vida es la seguridad de tu camino.

Dedicado a todas aquellas personas que alguna vez en su vida quedaron perdidos dentro de sí mismos y lograron salir.

¡Siempre existirá un motivo para vivir, tu reto es descubrirlo!

EL ROBLE Y LA NOSTALGIA

Roble al borde

Quinientos años vivió el Roble en el acantilado, él mismo se extendía al mar en busca de los rayos del sol.

Un día el Roble tuvo conciencia de su inminente peligro, estaba cayendo. El Roble miró al fondo del acantilado y dijo: “Maldita tierra sólida y amarga”.

Tomó su último respiro y exclamó: “Te maldigo Sol de fuego, me lo has prometido todo y ahora moriré”.

El Sol giró y susurró: “Alcánzame y serás inmortal”.

ESCRITO POR: RONNY A. SOSA

¡Gracias por ser mi amigo!

Sumiso Escenario

iStock_000019044346_ExtraSmall

La brisa toca a tu puerta, la luz del sol entra por la ventana, tus parpados hacen alusión a la vida y tu cuerpo se deja llevar por la gravedad. Escuchas ecos, no sabes de donde provienen pero sabes que están ahí, latente, haciéndose notar una y otra vez.

Te quedas parado en medio de la nada, no sabes cuál camino tomar. Sientes frío en la venas, sientes que tu corazón se desploma y tu mente no reacciona. La luz disminuye, quedando solo la oscuridad y tú.  Intentas hablar pero nadie te escucha.

De repente, se enciende una luz enceguecedora, no sabes de donde salió, solo sabes que no puedes ver. De momento, todo se aclara y te das cuentas que estas en medio de un circo, lleno de espectadores. Todos conversan, ríen y miran; pero no te escuchan, algunos creen entenderte otros intentan hablarte.  Pero eso ya no importa porque la función está por comenzar.

 

Implacable Horizonte

HORIZONTE IMAGEN FINAL2 (1)

Todo marinero sueña alguna vez en su vida en conquistar el horizonte, desea despertar en medio del mar, bajo un radiante sol, unas cristalinas aguas y con la compañía de una bella Sirena a su lado. Aquel marinero confiado de aquella utópica fotografía y dispuesto a romper las leyes de la gravedad, se lanza a lograr su objetivo.

Al pasar el tiempo, aquel marinero va descubriendo que aquel radiante sol que lo acompañaba no siempre está ahí, que lo ilusionaba al asomarse y lo decepcionaba al despedirse. Descubre que aquellas aguas cristalinas que tanto deseaba resulta tener diferentes tonalidades y juega con él en compañía con el sol, logrando crear a veces turbulentas mareas y salvajes olas con el fin de hacer desistir a aquel marinero de su estúpido sueño.

Confundido, aquel marinero después de haberle entregado su vida aquella bella Sirena, en un día nublado, decide abandonarlo tan fríamente que solo las aguas del antártico podría compararse con aquella cruel mirada.

Solo, en la oscuridad y en medio del mar, aquel marinero se quedó.

De repente, iluminado por la luna, se da cuenta que realmente no está solo. Que aunque las estrellas no se puedan ver totalmente por aquel incesante sol, sí están ahí e intentan bailar junto con la luna para sacar de aquel marinero la inspiración mas profunda.

Y aquel marinero se dió cuenta de algo más, que a pesar de todo, seguía flotando en el agua, que aunque vengan aplastantes olas y golpeen tan fuerte la embarcación, ésta nunca se rendirá hasta que su capitán logre sueño.

Que aunque aquella hermosa Sirena lo dejara confundido, entendió que ella solo sigue las corrientes del mar que la lleva a un lugar sin destino. Y aquel marinero, con la esperanza de encontrar en una isla remota una bella ciudadana; decidió sacar fuerzas, coraje y determinación para terminar lo que había empezado, su sueño.

Cuando creemos que todo se nos está yendo a bajo, cuando crees que estás solo en este mundo, cuando crees que no tiene sentido tu vida. Descubres que de eso se trata la vida, no de tus planes sino de lo que surge alrededor de ello porque eso te hace sentir vivo y en la mayoría de los casos resulta ser mejor a como lo planeaste.

Luces Intermitentes: Desesperación VS Perseverancia!

caminos18

Creamos cuadros de ilusiones, creamos radiantes esculturas, creamos apasionadas actuaciones para solo ser exhibidas en los escenarios de nuestra privacidad. Alcanzamos ser adictos de nuestras expresiones, de nuestras intenciones, de nuestros sueños. Planificamos ciudades futuristas con emblemáticas edificaciones. Diseñamos puentes que nos conecten a ciudades lejanas. Creamos perfectos caminos sin señales y con una segura llegada a nuestro destino.

Más tarde, nos damos cuenta que aquellas emblemáticas edificaciones resultan tener grietas en sus columnas, que aquellos puentes resultan conectarnos con ciudades que no tienen ningún sentido aparente, que aquellos perfectos caminos resultan tener mensajes subliminales de una incógnita llegada.

Vemos caer el mármol en nuestros pies, vemos oxidar el hierro frente a nuestros ojos, vemos el inestable e inseguro camino que nos arropa. Caemos en nuestras profundas y oscuras tinieblas, empezamos a cuestionar nuestros ideales, nos estancamos en el vacío inmenso de la nada en espera de que suceda algo mientras una pregunta pasa por nuestra mente: ¿Realmente podemos llegar?

Cuando creemos que en realidad no podemos hacer nada, cuando creemos que hemos perdido la batalla, cuando creemos que es tiempo de renunciar. Toca a nuestra puerta la insistente esperanza unido con la perseverancia y la pasión, tratan de decirnos que aún falta más, que respirar tinieblas te da la fortaleza para saber obtener más oxigeno ante momentos difíciles, que cuestionar nuestros ideales nos hacen mantener los pies sobre la tierra, que estancarnos en el vacío nos enseña a siempre ser humildes. Que ver el mármol en nuestros pies nos hace recordar de dónde provenimos, que ver aquel hierro oxidado nos hace entender que nuestra vida no es para siempre y que la inseguridad e inestabilidad nos hace entender que debemos arriesgarnos para poder alcanzar lo que queremos.

Para poder llegar a nuestro destino, tenemos que pasar por dificultades, tropiezos y errores con el fin de aprender de aquellas cosas que no sabemos, para poder ser dignos y defensores de nuestra luz.